Se encuentra usted aquí

GNSO-Approved Whois Studies | Compilation of Executive Summaries (In Order of Completion)

El Servicio de Directorio de Datos de Registración de Nombres de Dominio (WHOIS) es un mecanismo estándar en Internet que permite el acceso público a la información de contacto de los registratarios de nombres de dominio. Los registradores de nombres de dominio acreditados por la ICANN tienen la obligación contractual de brindar información exacta acerca de los registratarios mediante el sistema de WHOIS, ya sea en forma directa o mediante un registro de dominios genéricos de alto nivel (gTLD). Algunos registradores y proveedores de servicios de terceros les ofrecen a los registratarios la posibilidad de restringir la divulgación pública de sus datos de contacto personales mediante servicios de privacidad que publican información de contacto alternativa. Otros proveedores brindan servicios de representación (proxy), mediante los cuales registran nombres de dominio para un usuario que puede usar el nombre de dominio registrado mediante un acuerdo por separado con el proveedor del servicio de representación. Un estudio realizado recientemente por el Centro Nacional de Encuestas de Opinión (NORC) sugiere que en al menos el 18% de los nombres de dominio registrados bajo los cinco principales dominios de alto nivel, la información de contacto pública estaría protegida por servicios de representación o privacidad, en forma total o parcial, para no figurar en WHOIS. Con el transcurso del tiempo, los requisitos en materia de información, y el uso de servicios de representación y privacidad, han dado lugar a un campo de batalla en el cual los defensores de la privacidad y la protección de datos se atrincheraron contra los agentes encargados del cumplimiento de la ley y los intereses en materia de propiedad intelectual para proteger el acceso a los datos de los registratarios de nombres de dominio. A menudo, esta batalla tiene un alto componente de vehemencia y emociones y, ante la ausencia de información precisa y autoritativa acerca de la manera en que el acceso a la información de contacto del registratario se ve afectado por el uso de servicios de privacidad y representación, el debate pasó a tener un fundamento mas anecdótico que fáctico. Al ver que esta situación impide resolver este problema, el Consejo de la Organización de Apoyo para Nombres Genéricos (GNSO) de la ICANN ha encomendado varios estudios con el fin de obtener datos confiables sobre la implementación y el uso de WHOIS, incluyendo un estudio sobre el efecto de los servicios de representación y privacidad sobre el acceso a los datos de los registratarios de nombres de dominio. La ICANN le encomendó a la firma consultora Interisle Consulting Group que realizara una encuesta para determinar si el estudio de los servicios de privacidad y representación contemplado por el Consejo de la GNSO sería factible y, de ser así, como se podría diseñar dicho estudio para lograr la mayor participación posible de fuentes potenciales de información y, de esa manera, obtener datos de suma utilidad para la base de datos de WHOIS. La firma consultora Interisle obtuvo información de tres grandes unidades constitutivas: los iniciadores de solicitudes de retransmisión /revelación de identidad; los proveedores de servicios de representación/ privacidad; y los registradores que participan en el procesamiento y las respuestas de las solicitudes de retransmisión/revelación de identidad. Mediante una encuesta inicial en linea, realizada en múltiples idiomas, se obtuvieron 168 respuestas, presentadas por 73 iniciadores de solicitudes, 25 proveedores de servicios de representación/privacidad y 36 registradores. Se llevaron a cabo dieciséis entrevistas de seguimiento a un grupo representativo de partes interesadas, integrado por 5 iniciadores de solicitudes, 3 proveedores de servicios de representación/privacidad, y 4 registradores. Las entrevistas restantes se realizaron a personas con nociones sobre el uso de los servicios de representación y privacidad, pero que no participan directamente en la formulación o el procesamiento de solicitudes de retransmisión o revelación de identidad.

En este informe se presentan los resultados de nuestro análisis de las respuestas a la encuesta y a las entrevistas. Las conclusiones del análisis son las siguientes:

  1. si se lo definiera en forma tal que resolviera las barreras identificadas, un estudio completo de los servicios de privacidad y representación en WHOIS podría proporcionar parte de los datos anticipados por el Consejo de la GNSO, pero no todos;
  2. un estudio de esas características (realizado específicamente por la ICANN) sería bien recibido por todos los que participan en el debate sobre el acceso a la información en WHOIS, independientemente de su postura;
  3. tener en cuenta diversas cuestiones, como la confidencialidad y la conveniencia, al momento de diseñar el estudio mejoraría la cantidad y calidad de los datos obtenidos, pero no evitaría por completo la reticencia asimétrica de los potenciales participantes en las distintas unidades constitutivas a presentar sus aportes; y
  4. es probable que los resultados de un estudio integral que enfrente este tipo de obstáculos no cumplan con las expectativas del Consejo de la GNSO y de la comunidad de la ICANN con respecto a la validez estadística de los datos o la posibilidad de verificarlos en forma independiente.

Los datos indican que aproximadamente el 40% de las principales unidades constitutivas (iniciadores de solicitudes de retransmisión y revelación de identidad, proveedores de servicios de representación/privacidad, y registradores) tendrían interés en participar en un estudio integral. Los participantes podrían presentar solo un resumen, o datos incompletos, sobre la incidencia, el procesamiento y la disposición de las solicitudes de retransmisión/revelación de identidad. Sin embargo, en gran parte de los casos, no podrían brindar datos sobre instancias individuales específicas de solicitudes de retransmisión o revelación de identidad. Según varios participantes potenciales de este estudio integral, podrían obtenerse datos adicionales no agregados a partir de los registros públicos de procesos legales y de arbitraje, y colaborarían activamente con su obtención.

Específicamente, al responder la encuesta en linea, el 47% de los iniciadores de solicitudes, el 40% de los proveedores de servicios de representación/privacidad y el 39% de los registradores manifestaron su interés en participar en un estudio integral; el 77% de los iniciadores de solicitudes, el 72% de los proveedores de servicios de representación/privacidad y el 75% de los registradores señalaron que sería importante contar con sólidas garantías de privacidad para los datos aportados durante el estudio; el 77% de los iniciadores de solicitudes, el 40% de los proveedores de servicios de representación/privacidad y el 47% de los registradores indicaron que los resultados de un estudio integral serían importantes para su organización, para la comunidad de Internet en su conjunto, o para ambas. Se debería diseñar un estudio integral para sortear los dos obstáculos más importantes en términos de participación, clasificados como factores críticos o muy significativos por parte de los encuestados, a saber: el tiempo y el esfuerzo que implica participar (46%) y la confidencialidad de los datos de los clientes (44%). Según el 75% de los encuestados, contar con garantías sólidas en materia de privacidad sería significativo, muy significativo o critico para poder aportar datos a un estudio integral. Sin embargo, en entrevistas posteriores se detectó que la mayoría de los participantes potenciales estaría dispuesta a proporcionar datos con carácter anónimo o agregados como parte de un estudio integral, independientemente del grado de solidez de las garantías de confidencialidad.

Estos resultados sugieren que se debería diseñar e implementar un estudio integral en forma tal que no fuese necesario que los participantes dieran a conocer datos específicos de los nombres de dominio ni identificasen a los registratarios que recurren a servicios de representación/privacidad. Por lo tanto, un estudio integral que dependiera de la posibilidad de rastrear y correlacionar solicitudes y respuestas que se pudieran identificar a nivel individual no sería viable a los efectos prácticos. Un estudio diseñado para trabajar con datos de carácter anónimo o agregados sería aceptado al menos por parte de los participantes potenciales, siempre y cuando se les garantizara la protección de sus datos y su participación no implicase un tiempo y un esfuerzo considerables. No obstante, los datos anónimos o agregados no servirían para el tipo de análisis detallado que espera el Consejo de la GNSO. Una cuidadosa consideración de esta compensación debería preceder todo tipo de decisión de realizar una inversión en un estudio integral.